Una follada con su padre a cambio de poder jugar a consola

0 visitas
|

La cosa era muy sencilla para esta jovencita: una follada con su padre y podría seguir jugando a la consola con su amiga. Su adicción por los juegos llega a límites insospechados y lo peor es que no es la única, a todas sus amigas les pasa lo mismo.

Seguro que la mejor forma de ayudarla no es follándosela, pero su padre ya no sabe lo que hacer para que deje un rato el mando de la play y se ponga a estudiar. Al padre de su amiga le pasa exactamente lo mismo y al final tuvo que seguir los consejos de su amigo y follarse también a su hija…