Chingando a la mujer del frutero cuando cierran la tienda por la noche

0 visitas
|

Todo el barrio sabe que este tipo se anda chingando a la mujer del frutero y lo peor es que es uno de los empleados del pobre cornudo. Siempre que cae la noche el frutero se marcha a casa mientras la mujer se queda recogiendo y limpiando para el día siguiente. Aunque lo haga a puerta cerrada no puede evitar que los vecinos escuchen sus gritos mientras se la chinga su empleado, que después de correrse abre la persiana y se marcha de allí sin ni siquiera esconderse…